This movie requires Flash Player 9
This movie requires Flash Player 9

> Declaración Plan Fénix

julio 3rd, 2014 | Posted by Federico Kulekdjian in Noticias varias - (Comentarios desactivados en > Declaración Plan Fénix)

Desde el taller forma&proyecto, hacemos nuestra y acompañamos la declaración de nuestros amigos de la Cátedra libre Plan Fénix, de la Facultad de Ciencias Económicas / UBA.

 

NEGOCIAR CON FIRMEZA

El actual diferendo con los fondos buitres y el reciente fallo de un Juez norteamericano, prolonga una situación planteada desde la reestructuración de la deuda argentina. Esto ha provocado 900 demandas de embargo sobre activos de argentina en el exterior, incluyendo la Fragata Libertad. Estas acciones no impidieron la recuperación de la economía argentina y la capacidad decisoria del Estado de un país soberano.

La economía argentina se financia con recursos propios. El Estado está en condiciones de cumplir con los servicios de la deuda reestructurada y el sistema financiero se muestra sólido y rentable, al estar fondeado en pesos y sin burbujas especulativas en moneda extranjera.

Estas son las bases para negociar con firmeza el diferendo planteado, para lograr un arreglo consistente con el interés nacional y consolidar la exitosa restructuración de la deuda. La postura adoptada por el Estado argentino, a través del pago del próximo vencimiento y la declaración que fija la posición del país, implica negociar sin miedo y asumir la posibilidad de que no haya acuerdo, si se pretenden concesiones inaceptables. Desde esta postura, el peor de los escenarios posibles es el de la prolongación de un conflicto que lleva ya una década y que  no ha impedido la normalidad de las transacciones internacionales, la radicación de inversiones productivas desde el exterior ni la plena participación del país en todos los foros del mundo global.

Desde su misma fundación, a fines del 2000, cuando se avecinaba la debacle de la estrategia neoliberal, desde el Plan Fénix enfatizamos que la deuda era impagable en sus términos originales. A partir de allí, propusimos la reestructuración de la deuda para recuperar la soberanía perdida y la viabilidad de la economía argentina. La recuperación era plenamente posible sobre la base de los recursos propios.

El grupo Fénix ha seguido analizando el curso de la economía y la política económica, compartiendo o disintiendo, con decisiones oficiales, en el pleno ejercicio de la libertad de opinión.

En esta instancia, afirmamos nuestra total adhesión a la estrategia de negociar sin miedo y con firmeza defendiendo la soberanía nacional y el derecho a trazar el sendero de nuestro desarrollo dentro del orden mundial.

La solidaridad internacional lograda debe ser acompañada sin especulaciones por todo el país; es el deber de todos defender con dignidad la soberanía y los logros alcanzados en materia de derechos integrales tanto individuales como colectivos.

 

Cátedra Abierta Plan Fénix

Facultad de Ciencias Económicas

Universidad de Buenos Aires

Junio, 2014

> Declaración del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires respecto del Programa Crédito Argentino Bicentenario 2012 (ProCreAr)

junio 28th, 2012 | Posted by Federico Kulekdjian in Noticias varias - (Comentarios desactivados en > Declaración del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires respecto del Programa Crédito Argentino Bicentenario 2012 (ProCreAr))


En vista de la presentación, por parte del Poder Ejecutivo nacional, del Programa Crédito Argentino Bicentenario 2012 (Pro.Cre.Ar), consistente en la oferta publica de un primer tramo de 100.000 créditos hipotecarios para la construcción de viviendas en todo el país a mediante la aplicación de fondos públicos y privados, y considerando su impacto socioeconómico general y en el colectivo profesional que representamos, en particular, el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, a través de su Instituto de Estudios Urbanos declara:

La primera valoración positiva que hacemos del programa es su impacto en la generación de trabajo legítimo, desconcentrado y autónomo para miles de arquitectos  a lo largo y ancho de nuestro país ya que centra su objetivo en la construcción y no en la compra de viviendas existentes, alimentando de este modo el circulo virtuoso de la producción y consumo interno. La primera fase del programa, orientada a los que poseen lote propio, nos coloca en el rol de articuladores entre el estado y los beneficiarios y en actores principales en la concreción de los proyectos y las obras, tarea para a cual fuimos especialmente formados.

La segunda valoración es la desconcentración operativa y económica del programa, que prevé la ejecución de las obras con fuerte protagonismo de los beneficiarios y los profesionales arquitectos que los asisten en la modalidad de lote propio y de medianas y pequeñas empresas constructoras, municipios y organizaciones para el desarrollo de proyectos con la tierra fiscal aportada por el estado. En esta instancia, nuestro rol también se ensancha respecto de los ya clásicos programas propiciados por los sectores mas concentrados de la industria de la construcción, donde nuestra labor se remite a la de meros empleados a sueldo, con poca incidencia en la formulación de los proyectos.

Una tercera valorización positiva la encontramos en la apertura de los programas habitacionales del gobierno a los sectores medios y asalariados con empleo formal y expectativas de movilidad ascendente. La prioridad que enarbolan distintos colectivos sociales que luchan por el derecho a la vivienda digna y privilegian la atención de la demanda de los sectores más desposeídos de la población no debe ni puede soslayar esta nueva operatoria ya que son compatibles (por el origen de sus financiamiento) y necesarios ambos para sostener la alianza de clases necesaria para sostener el proyecto inclusivo que la sociedad argentina plebiscitó recientemente. Inclusivo en todas sus dimensiones.

La ejecución de un programa con estas características retoma experiencias exitosas de la década del ’50, las que expandieron las periferias urbanas movilizando el ahorro y el consumo interno y  contribuyendo a concretar uno de los sueños más entrañables de la familia: la vivienda propia. El ProCreAr, mediante la aplicación de insumos y trabajo físico e intelectual 100% argentinos, garantiza que todo el dinero que se invierta se transforme de modo inmediato en consumo y producción nacionales. Un objetivo no menor, considerando la oportunidad histórica que enfrentamos. Asimismo valoramos el impacto positivo que tendrá este inmenso ingreso de suelo en el mercado inmobiliario de tantas ciudades argentinas a precios accesibles a la franja social que pretende atender sobre la problemática de la especulación inmobiliaria del suelo urbano, considerando que ayudará, como mínimo a no incrementarlos, moderando su alza especulativa, opuesto a las consecuencias no deseadas que generó el Plan Federal de Viviendas, en este sentido.

Advertimos sin embargo la necesidad de definir los aspectos todavía desconocidos de la modalidad que operará sobre la tierra fiscal, de resolver la implementación práctica de la fase inicial del programa pues la actual normativa urbana en la Provincia de Buenos Aires dificultará la aprobación de los proyectos que se localicen sobre terrenos ya ocupados por un familiar directo y, sobre todo, de acompañar este programa con un fuerte impulso al tratamiento de los proyectos legislativos de nivel nacional para resolver todos los aspectos que terminan por caracterizar nuestro déficit habitacional (Proyecto de Ley de Promoción del Habitat Popular con estado parlamentario en la legislatura provincial y dePlanificación Territorial, de Vivienda y Producción Social del Habitat, de Regularización Dominial y de Desalojos, los cuatro con estado parlamentario en el Congreso Nacional).

Por todo ello, el Colegio de Arquitectos de Buenos Aires adhiere a la iniciativa y se pone a disposición de nuestros matriculados y de las autoridades nacionales, provinciales y municipales para aportar el conocimiento y experiencia de los arquitectos bonaerenses en la implementación de tan trascendente programa habitacional.

Adolfo Canosa
Presidente CAPBA